ANDY IRVINE (Irlanda)

ANDY IRVINE (Irlanda)

 

ANDY IRVINE

Un protagonista de la historia del revival de la musica tradicional irlandesa. 
(publicada en 2009)
Por Hugo Leiva                                                                                                                                                                              

 

En febrero tuvimos la inolvidable experiencia de compartir con el imprescindible músico irlandés Andy Irvine, quien pasó poco más de una semana en Chile, ofreciendo conciertos en Punta Arenas, Santiago y Algarrobo.
Al conversar con Andy Irvine uno se da cuenta que él ha sido un protagonista fundamental de la música irlandesa del siglo pasado y que aún está en plena vigencia. Fue su grupo Planxty quien acercó la música tradicional, ligada a señores de cuello y corbata, a la juventud de esos días, dando un impulso gigantesco a la continuidad y proliferación de bandas de folk irlandés. Usando jeans y pelo largo, e incorporando instrumentos que, aún siendo acústicos, configuraban un sonido a veces similar a lo que logra una banda de rock, revitalizaron el movimiento de música tradicional de su país, influenciando a la inmensa mayoría de los músicos de su época y de nuestros días que practican la música irlandesa, e incluso a bandas de Escocia, Inglaterra, Asturias, Bretaña y Galicia.
A continuación la primera parte de la entrevista, donde conoceremos de sus diversas influencias, y de cómo llegó a adoptar el bozouki como instrumento.
 

::Chile Celta:: - ¿A quién recuerdas como una gran influencia en tu música?
R Mi primera influencia informal fue Woody Guthrie, lo descubrí cuando tenía 15 años. La música skiffle estuvo muy de moda en los años 50, principalmente en Inglaterra. El skiffle fue un estilo popularizado por Lonnie Donegan. Era música Folk de Estados Unidos que se tocaba… empezaba lentamente, pero luego llegaba a un frenesí…
Su principal hit, creo que del ’56, fue “Rock Island Line” (empieza a cantarla), una imitación del estilo de Lead Belly.
Cuando lo escuché, me di cuenta de que ésa era la música que había estado buscando durante todos esos años. Cuando miré la contratapa de uno de sus discos, decía Woody Guthrie. ¡Qué gran nombre¡, pensé. Más tarde fui a una tienda de discos, y tenían un LP “Más canciones de Woody Guthrie” en la vitrina. Lo compré, y ese fue el comienzo de la historia de cómo fui a llegar a una encantadora casa-subterráneo en Santiago de Chile.



::Chile Celta:: 
- Irlanda durante su historia ha sufrido bastante por la pobreza, hambruna, la falta de trabajo. ¿Cómo crees que ha influenciado aquello en el carácter y la música de Irlanda?
R Ciertamente la música ha sido coloreada por la historia temprana de Irlanda, por el hecho de estar bajo el dominio británico por tantos siglos y siendo tan mal tratados por sus clases gobernantes. Definitivamente ha tenido un gran efecto en la música.
Luego con la hambruna, fue importante probablemente porque causó que muchos músicos tuvieran que emigrar a América, como todo el resto. La música irlandesa hubiera sufrido mucho de no ser por las grabaciones principalmente de violinistas de Sligo como Michael Coleman y Paddy Killoran, a fines de los años ’20 y al inicio de los años ‘30 (registradas en Estados Unidos). Aquellas grabaciones fueron enviadas de vuelta a Irlanda por irlandeses, y cuando las escucharon músicos en Irlanda pensaron ¡Wow! es fantástico.
Aquella música, y el hecho que estuviera registrada en discos de 78 RPM fue muy importante para la continuación de la evolución de la música irlandesa.

::Chile Celta:: 
¿Así que todo aquel trasfondo se refleja en tu música?
R Sí. Sabes, las personas suelen preguntar por mis influencias, y yo digo Woody Guthrie porque es la primera influencia que tuve, pero todas las personas que he conocido a través de los años me han influenciado, quizás sin poder determinar exactamente de qué manera. Ciertamente estoy influenciado por Johnny Moynihan con quien toqué allá en los ’60 (con el grupo Sweeney's Men). También por Paul Brady, creo que la forma como toco el bozouki con mi mano derecha está influenciada por su estilo de tocar guitarra, los arpegio-rasgueo arpegio-rasgueo que ambos hacemos… probablemente yo aprendí eso de Paul.
Es difícil a veces decir exactamente mis influencias. Si eres violinista o flautista, probablemente tuviste clases con alguien, y puedes decir que él es una gran influencia; pero si eres autodidacta en la música y encuentras tu propia manera de tocarla, tu no tienes influencias tan obvias.



::Chile Celta:: 
- ¿Y qué hay sobre la influencia de la música búlgara?
R Yo fui a los Balcanes el año 1968, y quedé muy impresionado y encantado con la música que escuché, especialmente en Bulgaria. No la entendía realmente, los ritmos que escuchaba…. Pensaba “wow es genial”, pero no tenía idea cómo tocarlos.
Conocí unos músicos en Bulgaria que intentaron mostrarme como era el asunto, pero aún así me salía como aficionado. 
Y me compré una buena cantidad de LPs y EPs, y me los traje a casa y los escuché. Usualmente si uno se detiene a escuchar la tamboura, se puede averiguar en qué ritmo está la melodía. Es muy difícil saber en qué cifra indicadora está la melodía si uno sigue el instrumento que la toca, ya que son muy virtuosos. Pero usualmente el tipo tocando el ritmo en el instrumento de cuerdas tocaría algo así como “one two threee, dab dab dab du-dab dab dab du-dab dab dab”. Me dí cuenta que era algo así como un medio tiempo, o sea si uno tocaba “un dos tres-y”, en realidad habían siete tiempos, 1 2, 1 2, 1 2 3. Hasta que le agarré el ritmo, al punto que ahora no sé por qué me es mucho más fácil tocar en siete octavos que en cuatro cuartos.

::Chile Celta::
 - ¿Te gustaron también los modos melódicos que usan, con su sonido tan “exótico”?
R ¿Te refieres a aquellos modos turcos? 
Sí, sí me gustaron. Supongo que el problema con ellos es que tan pronto comienzas a tocar en lo que llamo un modo turco, donde el primer intervalo es un semitono y luego viene un tono y medio, la gente empieza a hacer imitaciones la danza del vientre, ya que inmediatamente piensan “Oh, música oriental”. 
Me gustan muchas de las melodías búlgaras, pero la mayoría no me gustan. Y años más tarde, cuando conocí a Nikola Parov (músico de Mozaik) me dijo que la música que yo había escuchado en los sesenta no era música folclórica búlgara de verdad, si no que los comunistas habían tomado a los grandes instrumentistas, les habían dado instrucción musical, y los habían puesto bajo la conducción de directores de música clásica, que les indicaron que tomaran el conocimiento musical que ellos tenía y lo pusieran en un formato.
Así que no tengo certeza de donde vinieron muchas de las melodías que me gustan, ni tampoco quiero preguntar. Nikola dice que antes de la guerra, la música de los pueblos de Bulgaria no tenían arreglos instrumentales, era ejecutada en general por un solo instrumento. Era música para bailar, la melodía no era tan importante. Así que melodías como (empieza a cantar la melodía de daichevo goro), que es una hermosa melodía, pudo perfectamente haber sido creada por quien quiera que la tocaba, con la ayuda de un compositor clásico, yo no sé, ni siquiera quiero saberlo. Cuando Nikola toca la gaita (gaida), no hay mucha melodía. Hay mucho ritmo, pero poca melodía. Me dice que yo soy la única persona a quien le gusta ese tipo de música.
::Chile Celta:: 
- ¿Qué opinas de la fusión de música de diversas tradiciones con la música tradicional irlandesa que hacen muchas bandas?
R Bueno, tu sabes que yo he sido uno de los principales “criminales” en ese sentido. Yo quería coordinar la música que yo aprendí de diferentes tradiciones en mi música, lo cual está bien, porque mi música está fuera de la tradición, ya que las canciones no son acompañadas en Irlanda. La tradición dice que las canciones se cantan a capela, así que tan pronto introduces una guitarra, mandolina o bozouki, te estás apartando ligeramente de la tradición. Por lo tanto como yo siempre me guiaba por mi propio buen gusto, mi propio conocimiento de la música, yo podía hacer lo que quisiera, ya que no era un músico tradicional.
El otro día, algunas semanas atrás, estaba mirando televisión y Steve Cooney, Michael McGoldrick, Ciaran Tourish, y alguien más, estaban tocando un set de melodías absolutamente fantástico. La primera estaba en cinco octavos, lo cual no es en absoluto tradicional. Y a continuación tocaban una melodía la cual pasamos mucho tiempo contando y tratando de identificar qué es lo que era. Y luego me acordé que Steve Cooney una vez había tocado lo que él llamaba una “Slip Polka”, que está en seis cuartos. Así como un double jig está en seis octavos, un slip jig en nueve octavos, así una polka en cuatro cuartos, y una slip polka, ¡en seis cuartos! ¡Y era absolutamente genial!
De verdad creo que la manera en que la música irlandesa está evolucionando está muy bien. Gente como Michael Coleman deben estar revolcándose en sus tumbas al escuchar eso, pero me temo que tendrán que seguir haciéndolo.



::Chile Celta:: 
¿Cómo fue tu encuentro con el bozouki y qué fue lo que te atrajo como para adoptarlo como tu instrumento principal?
R Bueno, yo empecé tocando guitarra clásica, ese fue mi comienzo musical. Después de algunos años me di cuenta que tocar guitarra clásica era muy difícil. Si quería tocar Bach en guitarra, debía pasar seis horas diarias practicando. A pesar de todo lo que me gustaba la música, no era suficiente como para pasar un cuarto de mi vida practicando.
Ahí fue cuando apareció el Skiffle y Lonnie Donegan. Y luego apareció Woody Guthrie. Y estaba tan fascinado con él que quise aprender a tocar todos los instrumentos que él tocaba. Él tocaba guitarra, mandolina, algo de violín, y también armónica.
Tuve éxito con la guitarra y la armónica, pero nunca pude realmente tocar la mandolina con su estilo, que era muy atractivo con su trémolo, yo nunca fui muy bueno con eso.
Así que al principio de los ’60 yo tocaba canciones de Woody Guthrie con guitarra y armónica, eso era básicamente lo que yo hacía, ¡y era bastante bueno copiando a Woody Guthrie!
Pero luego en Dublín me topé con Johnny Moynihan y gradualmente me empezaron a interesar más las canciones irlandesas. Las acompañaba con la mandolina de una manera bastante sencilla. Mi versión de “The blacksmith” es la única canción que tocaba así desde hace ya 45 años. Las otras eran similares, pero más simples. 
En 1965 cuando empezamos con Sweeney’s Men tocábamos mandolinas, y deseábamos tener instrumentos con un registro más bajo, pero no pudimos encontrar. Un día alguien que había estado en Grecia le regaló un bozouki a Johnny (Moynihan) y él lo comenzó a tocar. A nosotros en realidad no nos gustó mucho, yo no sé si estaba forcejeando mucho para tocarlo o estaba desafinado o qué, pero no me gustó mucho el sonido. Pero él insistió. Tenía uno hecho a mano con el dorso plano y lo tocaba en Sweeney’s Men. Y cuando él tocaba el tin whistle, entonces yo tocaba el bozouki. Y de ahí, de apoco se convirtió en mi instrumento principal, y dejé de tocar guitarra.


::Chile Celta:: ¿Y qué características del bozouki te llamaban la atención?
R Bueno, la principal característica del bozouki es que tiene sólo cuatro órdenes de cuerdas en vez de seis. Una de las notas que al acompañar la música irlandesa uno quiere evitar un poco o por completo en algunas melodías es la tercera. En esos entonces en la guitarra no teníamos la afinación DADGAD, que fue inventada por Davey Graham por el año ’62 o algo así. A nosotros ni se nos ocurrió cambiar la afinación de la guitarra, y en su afinación española es muy difícil evitar tocar la tercera en los acordes, así que el bozouki era importante en ese sentido, era un instrumento mucho más modal que la guitarra. Creo que esa fue la razón por la cual nos interesó.
----------------------------------------------------------------------------------


Hasta aquí nuestra primera entrega. En la próxima edición de Chile Celta, continuaremos averiguando sobre la labor de recopilación de Andy Irvine, su trabajo con importantes músicos, y sus razones para estar en nuestro país.

Especialmente para Chile Celta

 

 

Agradecemos a:  Hugo Leiva por su tiempo y a Andy Irvine por su enorme disposicion